Lunes Sin Carne

Una de las cosas que más me gusta es improvisar a veces las comidas con lo que haya en el refri en ese momento, o con los productos que uno va encontrando por el camino. Y digo por el camino ya que yo soy de esas personas que se detiene en cada tiendita gourmet a comprar un ingrediente, independiente si planeo usarlo de inmediato o guardarlo en la despensa por un tiempo más largo.

Así que bueno, ayer salí a correr con mi mamá y en una de nuestras vueltas justo pasamos por en frente de Tantano, ¡que rica coincidencia! Este nuevo local de pastas frescas me tiene fascinada, y cada vez que puedo me invento una excusa para ir a comprar algo.

Sabiendo además que mi pololo volvería cansado y con hambre después de un largo día de escalada, me imaginé que un buen plato de pastas sería lo mejor para reponer las energías perdidas. Para mi alegría, Nico volvió con aceitunas de Til Til de regalo, así que vamos agregando nuevos elementos al plato de pasta fresca.

El resto de los ingredientes estaban en mi refri, por lo que esta receta es fruto de la imaginación y la creatividad. Se las dejo esta semana para que la repitan, ya que la mezcla de sabores y texturas quedó muy buena, pero también para que vean lo fácil que es armarse un rico plato vegetariano al final del día sin mucha planificación. En ese sentido las pastas son ideales, ya que combinan con prácticamente todo.