Todo tan tano

El mundo tano puede resumirse fácilmente en un espacio con carácter, como el nuevo Tan Tano, en plena Av. Tobalaba. Con un local amplio y a la vez cálido, esta colección comestible reúne en los mismos metros cuadrados una serie de conservas -tomates, pimientos, alcachofas- y cafés -Lucaffé, Illy-, y los mezcla con pastas frescas y secas, de excelente calidad, postres, pizzas al corte, aceites de oliva y quesos italianos, desde mozzarella hasta el majestuoso Grana Padano. En las lasagnas individuales destaca la de Verduras ($4.100; cerca de 500 gramos), hecha con una suave salsa de pomodoro cremoso, con un berenjena sutilmente amarga, alcachofas en conserva, zapallo italiano y una costra de queso; y la Bolognesa ($ 4.100), que tiene trozos de carne, tomate y un sabor ahumado, como de panceta, muy sabroso. Posiblemente la mejor lasagna de la plaza. La Focaccia genovesa con cebolla ($ 600 el corte) es una delicia aireada, apenas crocante en su fina corteza, con un interior como una esponja. En las pastas rellenas, los triangolino ($ 4.100, para dos personas) de calabaza y mozzarella son un vicio, y las pastas secas, como los spumoni de espinaca ($ 2.900 los 400 gramos; en la foto), tienen la estructura perfecta y bien calada para absorber toda la salsa del mundo. Si tienen espacio para il dolci, imposible pasar por alto las ricciarelli di Siena, galletas almendradas de exquisita y dócil factura. Si adoran este mundo tan tano, sabrán reconocer por qué es tan buono.