Prueba a añadir azúcar a las verduras

La cebolla es un clásico para añadirle azúcar, pero prueba también con las zanahorias, los tomates o cualquier otra verdura que tenga un toque dulce.